Literatura

A otro perro con ese hueso

He escuchado tantas veces el mismo cuento… entonces me inspiré para escribir sobre hombres, sobre perros, sobre relaciones y sobre huesos.

¡Qué grande eres!

Mi padre siempre decía: ¡Qué grande eres! Esa era su forma de hacer sentir bien a los demás. Papi se fue, pero siempre estará. Esta reflexión la escribí cuando murió.

El hijo pródigo

Creo que es un mecanismo de defensa para no sufrir, lo puedo entender. El cerebro nos protege. Buscamos razones, excusas y argumentos para justificar nuestras palabras y nuestras acciones. Sí, lo hacemos.

A mi esposo

Amo leer. Demasiadas veces prefiero estar entre las páginas de un buen libro, más que comer, más que dormir, más que una buena copa de vino, más que…

Deseo en mi cumpleaños

Cada vez que cumplo años recuerdo esta canción. Cada año deseo lo mismo porque hasta ese rabo de nube quiero llegar. ¡Feliz cumpleaños!

Click

¿Qué mentiras nos hemos dicho a nosotras mismas para quedarnos en una relación? ¿Qué es lo que no queremos ver? ¡En algún momento la verdad sale a la luz!

Ínsula

Luego de una relación larga me perdí. Simplemente no me encontraba. ¿Cómo llegar de nuevo a mi? Esta reflexión la escribí en ese momento de búsqueda.

Hechizos publicitarios

Cuando descubrí la serie Mad Men, recordé a mi padre en aquella época y como se asemejaba un poco al protagonista. Le eliminamos el whisky y el cigarrillo, le dejamos solamente la creatividad, la mirada y, por supuesto, el look, entonces nos queda una versión muy mejorada, nada trágica, de Don Draper.

Ta’to bien

Mi abuelo tenía un olor dulzón, como el que se impregna en el acero del machete luego de cortar la caña de azúcar. Nuestro hombre rústico llevó como insignia un sombrero de paja, con el surco del trabajo honesto marcado en la parte interior. Las botas de campo guardaron, en las ranuras de la suela, el rastro de la tierra que tanto amó. Los tirantes color marrón, sobre camisilla blanca, le aseguraban los pantalones en su sitio, en todo sentido de la palabra.

Paréntesis (Reflexión)

Paréntesis

Ya me conozco. A menudo necesito un paréntesis, se han convertido en ciclos. O igual siempre fueron ciclos, pero no los entendía. Tarde en mi vida supe que era PAS (HSP). Esto lo escribí antes de enterarme. Los paréntesis siguen siendo necesarios. Ahora los respeto, los acepto y más que nada, los abrazo.