Relatos

Guaraguao, limones y revelaciones

Mis expectativas se basaban únicamente en comer divino. Solo eso: una experiencia gastronómica. Sin embargo, lo que viví en la Hacienda Luz de Luna trascendió, no solo mi perspectiva culinaria, sino que fueron siete horas de pura ilustración de lo que realmente significa la vida, y más que nada, ser puertorriqueño.

Un viaje a Italia interrumpido

Nunca había viajado a Italia. Ya estaba cansada de recortar fotos de revistas de La Fontana de Trevi, de la Toscana o de Capri y pegarlas en mi mapa del tesoro año tras año y soñar con ese viaje al país en forma de bota.
Hasta que algo se me movió adentro, como cuando encienden el interruptor de la luz, click. Empecé a planificar el viaje a Italia, antes de que me salieran más canas.

La ria de Urdaibai revela su intimidad

Llegué a la playa Laida de Mundaka cuando la ría estaba un poco descubierta mostrándome al niño, con pala en mano, hurgando la arena; espaldas bronceándose sobre toallas de rayas azules; y piernas entrando al mar.

A otro perro con ese hueso

He escuchado tantas veces el mismo cuento… entonces me inspiré para escribir sobre hombres, sobre perros, sobre relaciones y sobre huesos.

Lima, entre páginas pintadas de gris

Para nuestras vacaciones navideñas, planificamos un viaje de catorce días a Perú. Estábamos ansiosos por llegar, no solo por la visita obligatoria a Machu Picchu, sino para adentrarnos en el mapa literario de Lima y Mario Vargas Llosa. Deseábamos recorrer las calles del barrio Miraflores y recrear en la mente La ciudad y los perros.

Paracas, en la simpleza de la arena hay tanto más

En el desierto de Paracas, Perú, nos sentaríamos, en el medio de la nada, y hablaríamos de eso que nos hace explorar y descubrir. Como escenario de este diálogo, la puesta del sol entre interminables dunas, la vastedad que la mirada no alcanza y la belleza simple del momento, una experiencia digna de contar.

Tres perros, un pastor y muchas ovejas

En el viaje a España, visité el País Vasco, para la experiencia de Pastor por un día. Llegué hasta Urkiola y allí conocí a Paxti, quien dejó la ciudad de Bilbao y se retiró al campo para convertirse en pastor.

La riqueza sabia de Perú

Fue un despertar. Todo comenzó en el vuelo que tomamos de Lima hacia el aeropuerto de Juliaca; hay que volar a Juliaca para luego ir en autobús hasta Puno. Éramos muy pocos turistas en el avión, la mayoría de los pasajeros eran nativos. Al entrar, observé a una diminuta anciana sentada en las primeras butacas.

El hijo pródigo

Creo que es un mecanismo de defensa para no sufrir, lo puedo entender. El cerebro nos protege. Buscamos razones, excusas y argumentos para justificar nuestras palabras y nuestras acciones. Sí, lo hacemos.